Inicio / ECONOMIA / Cerró la fábrica de “bombuchas” y despidió a 60 trabajadores

Cerró la fábrica de “bombuchas” y despidió a 60 trabajadores

La firma, que también producía los preservativos Camaleón, Exotic y Punticrem, cerró su planta industrial de San Luis por la caída de la demanda y los altos costos del látex, su principal insumo.

Cerró la fábrica de las “Bombuchas”

La fábrica de “Bombuchas” cerró sus puertas y se sumó así a la larga lista empresas nacionales que bajaron sus persianas ante la crisis económica que atraviesa el país

La firma Cidal (Compañía Industrial de Artículos de Látex) está en San Luis y fue fundada en 1953. Se dedica a la fabricación de productos de látex como globos de agua, de cotillón y preservativos de marcas acreditadas. Contaba con certificaciones de calidad e inserción exportadora.

Según fuentes del sector, la fábrica venía operando con dificultades porque su principal insumo, el latex, es 100% importado. Así es que ante la fuerte devaluación sus costos de producción se triplicaron, a la par que las ventas mostraban alarmantes cifras de caída.

La firma no pudo soportar esta última y profunda crisis que atraviesa la economía argentina y eso se evidencia en sus números. Según se desprende de los registros oficiales, desde hace más de un año no concreta los aportes correspondientes a sus empleados. Además, a la fecha, cuenta con una deuda bancaria de apenas $100.000, que está en situación 2 (con atrasos en los pagos). Antes, en septiembre de 2017, comenzó a mostrar dificultades para pagar sus deudas bancarias que en ese momento, el BCRA ubicó en categoría 5 Irrecuperable (implica un atraso de más de 365 días).

Según informó Yanina Otero, periodista de ámbito.com, sus últimos balances tampoco son muy alentadores. En el ejercicio anual concluido en abril de 2018 (último conocido), con ingresos de $64,4 millones tuvo que afrontar una pérdida después de impuestos de $7,7 millones. Un año antes, con ingresos de $53,7 millones, el resultado negativo fue de poco más de $3,8 millones y finalmente en abril de 2016 con ventas por $26 millones, llegó a perder $4 millones.

Ante esta situación, más de 60 empleados se quedaron si trabajo y mantienen una toma de la planta mientras hay negociaciones con la patronal y el gobierno provincial. Fuentes del sector advierten desde hace tiempo que hay importadores con sobrestock por la caída del mercado interno. Por eso se producen ventas a precio de remate para reducir costos operativos, lo cual funde a las empresas nacionales.

Desde la empresa detallaron que no están en condiciones de reactivar la producción porque por el momento no cuentan siquiera con materia prima. Y busca negociar con el gremio los pasos a seguir.

Compruebe también

Una familia necesitó casi 35 mil pesos de ingresos para no ser pobre en la Ciudad

Es un 55,6% mayor en comparación con el mismo mes del año anterior. La cifra …

En septiembre se disparó la fuga de capitales y en la era Macri salieron del país US$84.100 millones

Lo informó el Banco Central. Sólo en septiembre se fueron 3000 millones de dólares. Además, …