DEJANOS TU MENSAJE

Violencia de Genero, Como me defiendo?

¿CÓMO ME DEFIENDO?

 

Escribimos previamente sobre la violencia. Todas las formas de ella, y como es tan hábil para meterse en nuestras vidas y quedarse, convirtiéndose en un hábito, ya sea como generadores o como receptores.

Desde ya, todo receptor de actos de agresión, es de por si una “especie de cómplice inconsciente”, porque permite que el acto no desaparezca. Por supuesto, porque el acto de reacción al amedrentamiento, a la humillación, a la subestimación, o al golpe, no aparece inmediatamente. Eso, no es responsabilidad nunca del damnificado. Esa reacción aparece con disimiles efectos, no todos pueden tomar coraje de inmediato, las respuestas no son las mismas, ni iguales; debiendo saber que esa respuesta es algo natural de nuestro instinto de conservación, que siempre es la correcta.

Todo cambia, cuando sentimos que la misma respuesta al habito violento, nos destruye, es ahí cuando debemos entender que necesitamos ayuda.

¿Cómo hacemos? ¿cómo nos defendemos?…

Es muy simple, solo nos alejamos.

Simple es la idea, solo pensemos en irnos.

Compleja es la decisión, pero mientras nuestra voluntad sea guiada por una primera y única idea, “debo alejarme”, la decisión posterior y las innumerables decisiones que convergen de esa simple idea, solas se presentaran, no podemos arreglar todo en un solo acto. Por ello el comienzo de nuestro camino de paz, y la primera forma de defensa, es alejarnos.

Manejar estados de violencia, que implica daño psicológica y/o físico, mucha tensión, alteración de la psiquis por emociones que no se controlan – frustraciones ,desengaños etc. – ni se encauzan, y posibilitadas a veces por factores externos – alcohol, estupefacientes, etc. –  que nos producen estados de inhibición que se convierten en destructivos, para el que los genera como para el que los recibe, son estados que deberán ser evaluados por profesionales psicólogos o psiquiatras, porque no es algo sencillo de afrontar.

No siempre el receptor esta preparado para controlar ello y casi siempre el emisor del acto violento, no mide las consecuencias y en el caos no hay diferencias o límites.

Entonces, nos alejamos.

Ese es el primer paso, apartarnos de la persona y del lugar donde el momento de violencia se hace presente. Si podemos dejar fuera de nuestro sitio al o a la que nos ataca, bien; los dejamos fuera, si no podemos: ningún bien, ni salud física o mental amerita que nos quedemos dónde interpretamos podemos estar en riesgo nosotros u otros.

Ya contamos donde ir y a quien denunciar estos hechos o pedir ayuda para controlar y superar estos hechos.

Recordamos: debemos denunciarlo ante la fiscalía especializada en la Provincia, – UNIDAD FISCAL CAVIG SITO EN ALEM Y RIVADAVIA – o cualquier Comisaria cercana; buscar un abogado o asesoramiento legal – DEFENSORIAS OFICIALES O FORO DE ABOGADOS DE LA PROVINCIA DE SAN JUAN – o en casos difíciles; o de riesgo inmediato, recurrir a los contactos telefónicos de emergencia – línea 144 – o 911

CAVIG Av. Leandro N. Alem Sur 139-199
Telf 422-2713

Ese primer paso implica que ya salimos de nuestro pesar y se construye desde ahí una especie de edificio que puede tener tantos pisos como sean nuestras necesidades para el recupero de nuestro orden interno y externo.

La primera medida de protección surge simplemente, cuando la autoridad policial o judicial a través de un formulario que se llena al momento de la denuncia o que se peticiona a través de una acción judicial, nos ofrece el medio para no estar nuevamente expuestos, ordenando al agresor o agresora, no acercare a nosotros, situación excepcional que implica un distanciamiento en metros –prohibición de acercamiento –esa distancia se aplica desde nuestros lugares principales de desarrollo de vida diaria – hogar, lugar de trabajo, etc. –  y tiene como medidas conjuntas orden de  evaluar a las personas involucradas, someterlas a tratamientos y otra serie de condiciones que se relacionan con cada particular caso de violencia o de efectos de la misma; que podremos analizar más adelante, caso de hijos menores, de bienes, de exclusiones de hogar etc.

 

La idea es básica, necesaria, decisiva para nuestro desarrollo posterior o proceso de sanación, nadie avanza en esos caminos siendo parte del mismo ambiente que supuso la crisis violenta o los hábitos violentos que dieron sus frutos en daños ciertos. Así como la mirada de las cosas cambia según del lado que las miremos, a lo que le llamamos perspectiva, la distancia y el tiempo, nos da la perspectiva que necesitamos para curar, sanar y avanzar en la dirección que necesitemos, con libertad.

 

LORENA LARA BARROS, ABOGADA. MATRICULA PROVICIAL 2895 – MATRICULA FEDERAL TOMO 77 FOLIO 494.  ESTUDIO JURIDICO SITO EN CALLE GRAL. PAZ 586 ESTE CAPITAL SAN JUAN – CEL. 264 – 4584511 / 264 – 4215094.

#violenciadegenero #tiposdeviolencia

#prevencion #defender #proteccion

#leyes #asistencia  #derechos

 

 

 

Compruebe también

Cáncer colorrectal , en Argentina se diagnostica mas de  15 mil casos por año

Cáncer colorrectal , en Argentina se diagnostica mas de 15 mil casos por año

  El cáncer colorrectal (CCR) es un tumor maligno que se desarrolla en la última …

Especiales : Escribe una de nuestras #Lectoras «Fondo del Mar» (#Poema)

Especiales : Escribe una de nuestras #Lectoras «Fondo del Mar» (#Poema)

Fondo del Mar Me ha tomado casi un año organizar este viaje. Tenía que ser …

Déjanos tu comentario